Té amarillo BIO - 50g

15,00 €
Impuestos incluidos
Últimas unidades en stock

El té amarillo es una rareza que solo se hace en China. Es un té semi-oxidado y semi-fermentado de agradable sabor, suave y dulce.1

Cantidad
0

Bolsa de 50g. sellada.
Té de cultivo ecológico.

El té amarillo es una variedad de té (como el verde, el negro, etc), cuya producción es muy limitada y se concentra exclusivamente en China. Es uno de los tés más raros y apreciados del mundo debido a su complejo proceso de producción y su sabor suave y dulce, con notes a frutas y miel, pero maduro y muy interesante.

Antiguamente, este té era considerado un regalo exclusivo para el Emperador. Por suerte, hoy en día no hace falta llegar a ser de la realeza para poder degustarlo. Solo tienes que venir a Siente!

Podemos decir que es un té semi-oxidado (como oolongs) y semi-fermentado (como los pu erhs) aunque podemos describirlo como entre los verdes y los oolong.  (Si quieres saber más sobre su elaboración, te lo explicamos en detalle más abajo).

Origen: China (Hunnan).
Cantidad: 1 cucharadita de té /postre por 150ml de agua
Temperatura del agua: 75 - 85 ºC
Tiempo de infusión: 1-2 minutos. Puedes reinfusionarlo varias veces.
¿Cafeína? Sí.
¿Queda bien en frío? Sí. Pero ten en cuenta que en frío se pierden matices de aroma y sabor!
¿Queda bien con leche? Mejor que no.

___________________________________________


¿QUIERES SABER MÁS SOBRE EL TÉ AMARILLO?

Este tipo de té se produce a partir de brotes y hojas de té de alta calidad que se recogen a mano a inicios de primavera, antes de que las hojas estén completamente abiertas. Tienes que saber que normalmente las primeras hojas de té que salen después de invierno siempre son las más apreciadas del año. Eso suele pasar con todos los tipos de té (blanco, verde, negro, etc.)

Después de la recolección, las hojas se marchitan de forma natural para eliminar el exceso de humedad y se enrollan a mano para romper las células de la hoja para que suelten los jugos internos y luego den mayor sabor a tu taza de té.

Luego, las hojas se cuecen a fuego lento en woks y se cubren con un paño húmedo para que se fermenten lentamente durante horas o días.

Estos dos pasos (wok y paño) se repite hasta 3 veces. Esto es lo que da al té amarillo su característico color amarillo dorado y su sabor suave y delicado.

Finalmente, las hojas se secan a fuego lento y se clasifican por tamaño y calidad.


El resultado es un té maduro, complejo pero delicado y con un dulzor natural (es muy poco astringente) que no puedes dejar de probar.

CHAAMARELO50

Referencias específicas

También podría interesarle